Maquetas de gaudi


Cargar Mas

Sin embargo, en 1888 Gaudí ya había utilizado esta estructura dentro de la bóveda del Palau Güell. Por motivos presupuestarios las otras rejas fueron realizadas en serie con un mismo diseño, cintas en vertical, y se adaptaron al espacio disponible. La Junta del misterio no dio al arquitecto la orden de emprezar la construcción hasta finales de diciembre de 1903, pero, a causa del elevado coste, las obras se fueron retrasando.

Lo mejor de maquetas de gaudi

Antoni Gaudí, una de las figuras más universales de la cultura catalana y de la arquitectura internacional, dedicó más de cuarenta años al proyecto del templo de la Sagrada Familia. En el momento de la marcha de Gaudí, había construido la gran cueva, el terraplén para el huerto, el Cristo resucitado y el escudo de Cataluña. En efecto, su obra es reconocida por todo el mundo, y su legado, a pesar del paso de los años, continúa más vivo que nunca. Mientras que sus documentos de identificación apuntaban a Reus como su lugar de nacimiento, él afirmó que había nacido en Riudoms, un pueblo vecino, donde la familia Gaudí tenía su hogar de verano. Si invertimos esta curva, tenemos el antifunicular de cargas, que mantiene la propiedad de que no “sufre” flectores y que, en este nuevo estado, todo punto de la estructura está comprimido. Toda excelencia viene de la luz: la arquitectura es la ordenación de la luz, la escultura es el juego de la luz, la pintura la reproducción de la luz a través del color”.

La mejor oferta en maquetas de gaudi

Para no aumentar el peso del edificio, recurrió a 270 arcos catenarios de ladrillo sobre los cuales descansa la terraza.[34]? Ese año funda con Joan Santaló, hijo de su amigo el doctor Pere Santaló, una sociedad dedicada al forjado de hierro, que fracasó. En 1956 se creó la Cátedra Gaudí, perteneciente a la Universidad Politécnica de Cataluña, con el objeto igualmente de profundizar en el estudio de la obra gaudiniana y participar en su conservación; en 1987 el rey Juan Carlos I le concedió el título de Real Cátedra Gaudí. Incendiada la iglesia en la Semana Trágica de 1909, en la actualidad solo persiste el mosaico, de «opus tesselatum», probable obra del mosaiquista italiano Luigi Pellerin. Gaudí proyectó una serie de actuaciones como desmontar el retablo barroco del altar mayor, dejando a la vista la cátedra episcopal, desplazar el coro del centro de la nave y situarlo en el presbiterio, dejar expedita la capilla de la Trinidad, colocar nuevas cantorías y púlpitos, decorar la catedral con iluminación eléctrica, descegar los ventanales góticos de la Capilla Real y dotarlos de vidrieras, situar un gran baldaquino sobre el altar mayor y completar la decoración con pinturas. La fachada se hizo con piedra arenisca de Montjuïc, tallada según superficies regladas en forma alabeada; las columnas tienen forma ósea, con representaciones vegetales. La fachada habría estado rematada por un grupo escultórico de piedra, metal y cristal con la Virgen del Rosario rodeada de los arcángeles Miguel y Gabriel, de cuatro metros de altura. En el interior se alternan pilares circulares de ladrillo con columnas inclinadas de basalto de Castellfollit de la Roca. Prueba de su maestría tanto en el oficio como en las relaciones humanas es que supo aglutinar un gran número de profesionales, todos con distintas idiosincrasias y maneras de trabajar, y crear un equipo integrado y perfectamente estructurado.

Deja un comentario