Maquetas canarias


Cargar Mas

Igual que en nuestra gama de coches de carreras, trenes y barcos de guerra, nuestros kits de aviones están pensados para reproducir los originales con la máxima fidelidad y ofrecer a los aficionados maquetistas proyectos satisfactorios y estimulantes. Construidas con materiales de alta calidad y con instrucciones paso a paso fáciles de seguir, nuestras maquetas de aviones son perfectas para construirlas individualmente o en familia. Desde los emblemáticos Spitfire y cazas hasta modelos históricos, es fácil hacerse con una impresionante colección de fieles y complejas réplicas a escala.

La mejor oferta de maquetas canarias

Para poder acceder como usuario registrado es necesario que actives las cookies de preferencias o personalización y, posteriormente, lo intentes de nuevo al recargar la página. En agradecimiento, Jerónimo talló la reproducción de su propio navío y lo ofreció a la piedad como exvoto de un feligrés a la parroquia.Para poder acceder como usuario registrado es necesario que actives las cookies de preferencias o personalización y, posteriormente, lo intentes de nuevo al recargar la página.A Orlando Hernández la pasión por los barquillos le viene de familia: la saga lanzaroteña conocida como los aguaresíos del Charco. Dice que la afición marinera le llegó de su abuelo, junto con el oficio de carpintero y la pasión por las maquetas de vela. Llegó a sus manos después de que unos basureros se lo encontraran tirado cual desecho a medio hacer.

Lo mejor de maquetas canarias

El barco perdido de Lepanto volverá a escribir batallas navales que ahora serán más accesibles para los feligreses y que rescatarán del recuerdo las peripecias de un compañero de Miguel de Cervantes que encomendó su vida a lo divino. Fue tras la visión de un timón de una avioneta de radiocontrol cuando a mi padre se le ocurrió incorporar ese artilugio a la maqueta náutica que manejaba con un mando a distancia”. Los mayores no llevaban nada bien que les ganara y siempre le ponían disculpas para privarle de la merecida victoria. “Al final me cansaron y ya no fui más”, comenta, mientras enseña el barco con el que competía en las regatas, obra de su padre. Asegura que su maqueta del Halcón Solitario incorpora todas esas innovaciones y que, de haber tripulación a su misma escala, podría salir a navegar perfectamente. “Antiguamente se contaban con los dedos de una mano los carpinteros en todo el Estado que sabían trazar un barco”, comenta al respecto. Varios miembros de la familia, apasionados de esta actividad, ya se han puesto manos a la obra para confeccionar o reparar las embarcaciones de alrededor de un metro de eslora con las que reiniciar la tradición de las regatas familiares. Con un peso de entre 45 y 50 kilos, se antojaban poco ágiles para transportarlos, sobre todo para los aficionados de edad más avanzada.

Deja un comentario