Maqueta trainera


Cargar Mas

José Manuel Uranga (59) es uno de los cinco hijos del mítico Xixario (Cesáreo), asador de Orio cuya sola mención convoca aromas a marea, besugo, sargazos y parrilla en Orio. Queremos seguir mejorando y para ello necesitamos un barco más competitivo y que se adapte a nosotras. Recordarán la historia: el patrón de Ondárroa que se mudó a Castro Urdiales tras perder el desafío contra San Sebastián en 1890 (derrota que arruinó al pueblo por culpa de las apuestas).

Lo mejor de maqueta trainera

La construcción es progresiva, evoluciona poco a poco, pasando de una fase a la siguiente, y cada etapa exige una experiencia y un saber hacer diferentes. Tiene la proa poco lanzada, la popa ancha y redonda y poco puntal, lo que le da ese aspecto un tanto rechoncho. Vive aquí con su pareja, la filóloga Lola Josa, especialista en el Siglo de Oro, que pasa parte de la semana en Barcelona.164 páginas sobre la historia del “pensar transformado en música”, de los presocráticos a la Ilustración. El ensayo se lee como un complemento a dos de sus obras anteriores: El mundo en el oído (2008), sobre el nacimiento de la música en la cultura, y el monumental (1. Aquello que decía Torres Villarroel, “estos son músicos, el costado más alegre de los cuatro que tiene la locura”, sigue en pie.

Lo mejor de maqueta trainera

La derecha quiere escuchar siempre el mismo repertorio estancado y la izquierda considera que la música “culta” es elitista. Sus caminos se cruzaron en 1890, cuando un grupo de comerciantes y hosteleros de San Sebastián, espoleados por los ricos industriales de Bilbao y los periódicos de la época, organizaron un desafió en el mar entre las traineras de Donosti y Ondárroa. En la primera aparece el modelo completo, tanto la obra muerta de la nave (lo que se encuentra sobre la línea de flotación) como la obra viva (casco sumergido con hélices y timón). Entusiasmados, los pescadores del pueblo vizcaíno alzaron una bandera en lo alto del Campanario en señal de dominio de los mares. Al no ser modelos que serán navegables, pueden tener más nivel de detalle ya que no sufrirán los daños propios de su uso. Un debate animado por La Voz de Guipúzcoa, que escribía envenenados artículos sobre la presunta cobardía de los vizcaínos. Las traviesas, apuestas cruzadas entre particulares, alcanzaron cifras asombrosas: el dueño del Café del Norte, en San Sebastián, apostó 25. El 1 de diciembre, el desafío volvió a suspenderse porque las temperaturas alcanzaron los 8 grados bajo cero. Nos empeñamos en olvidarnos del presente”, añade, antes de que un vecino interrumpa sus reflexiones: “¡Bueno, agur, Ramón!”, se despide, mientras sale de la pastelería de Elizondo, rumbo a la mañana gris del Baztán.

Deja un comentario