Maqueta de la edad de los metales


Cargar Mas

No obstante, buscamos también, la confianza y facilidad de que toda institución española confíe en nosotros. Del mismo modo, tenemos una amplia red de colaboradores que hacen posible que nuestra acción se lleve a cabo en todo Madrid. La Edad de Bronce alcanzó un gran esplendor en el sureste peninsular con el desarrollo de la cultura del Argar.

Mejores precios en la red de maqueta de la edad de los metales

Cuando se habla de Edad de los Metales se hace referencia al momento en que el hombre comienza a utilizar diferentes tipos de metales para construir y fabricar elementos y herramientas que se volverán claves en su evolución, como por ejemplo herramientas de agricultura, armas para la caza y la guerra, y utensilios para comer. Eran los caminos que el hombre abría en busca de encontrar cobre y estaño para fabricar el bronce. Un orificio en el fondo del horno permite que el líquido candente fluya hacia el exterior, donde se recoge en moldes; parte de la escoria queda en el horno y las impurezas del mineral flotan en el metal fundido, por lo que es fácil eliminarlas con un utensilio llamado escariador. Cuando la diferencia entre la cámara y el corredor no existe a nivel constructivo, sino que todo parece una misma cosa, se denominan sepulcros de galería, e igualmente están construidos con grandes losas, como la de la cueva de Menga, en Málaga. Según los últimos estudios, para llegar a construir algo así, se requeriría necesariamente la mano de obra de las personas de varias aldeas cercanas, lo que estaría implicando una jerarquización social. El mineral debía ser precalentado en un horno y por medio de golpes se eliminaban algunas impurezas; luego se llevaba al estado incandescente, en un segundo horno, hasta obtener una masa denominada hierro esponjoso, altamente impuro, por lo que volvía a ser golpeado en caliente para refinarlo.

La mejor oferta en maqueta de la edad de los metales

Así, el África negra conoció un desarrollo muy particular, accediendo a la metalurgia del hierro de manera autóctona hacia el 1800 a. El bronce siguió siendo un metal esencial para las antiguas culturas, sirviendo en campos diferentes en los que no se podía o no se sabía aplicar la tecnología del hierro. En cambio, más al sur y mucho más tarde llegó a desarrollarse una auténtica industria metalúrgica en tres grandes zonas precolombinas, principalmente, los Andes, la Baja Mesoamérica y la llamada «Área Intermedia», entre Ecuador y Colombia. Se supone que se difundió rápidamente, de modo que antes del año 1000 ya se había desarrollado su tecnología en toda la cordillera, desde Chile hasta Colombia. Un excelente ejemplo de las capacidades metalúrgicas mochicas son las más de 400 joyas halladas en la tumba del Señor de Sipán.[29] [30] Asimismo, el carácter transformador de la metalurgia probablemente debió incidir en las mitologías calcolíticas generando divinidades demiúrgicas y la estratificación social se debió reflejar también en unos panteones más jerarquizados, regidos por deidades masculinas y guerreras, que desplazaron a las diosas madre neolíticas. Los trabajadores del metal se las ingeniaron para idear técnicas e inventos sorprendentes, cada continente, cada región, tiene sus peculiaridades que no dejan de ser fascinantes y elevan el halo de misterio que durante siglos ha rodeado a este tipo de artesanos. La generalización de comunidades con estructuras altamente jerarquizadas es simultánea a la aparición de armas, elementos específicamente creados para la guerra.

Deja un comentario