Maqueta citroen zx


Cargar Mas

Fue lanzado el 16 de marzo de 1991 y ocupó el hueco que existía en la gama entre el Citroën AX y el Citroën BX. Revell también ofrece kits de iniciación con la maqueta y lo necesario para su montaje, pegamento, pinceles y pinturas. Llegado 1986, el mismo Bertone creó un prototipo, esta vez basándose en algunas de las características del BX.

Mejores precios de maqueta citroen zx

Bertone también trabajó en el diseño de los interiores del N2, pero su propuesta fue calificada de simplista para un modelo de gama media. La que finalmente se eligió fue la del Centro de Vélizy, la cual satisfacía convenientemente lo que la dirección solicitaba. Supuso el cuarto modelo de la gama de Citroën en 1991, junto al Citroën AX, Citroën BX y Citroën XM. La suspensión trasera incorporaba un eje trasero autodireccional, el cual capacitaba al ZX para mantener a raya a sus directos rivales. Mientras, todavía se ofrecía la calidad de circulación y rodaje de la que Citroën es característica. El proyecto para realizar este vehículo comenzaría en 1985 con el Programa N2, que tenía como objetivo lanzar un compacto competitivo para cubrir ese hueco que existía entre el utilitario Citroën AX y la berlina BX.

La mejor oferta en maqueta citroen zx

Tras conocer los coches ganadores del Dakar en la década de 1980 hoy toca repasar la década de los noventa, Empezó la profesionalización y los franceses siguieron destacando como a final de las década anterior, primero con Peugeot y después con Citroën. En este periodo, solamente Jean Louis Schlesser pudo arrebatarle dos victorias con su buggy azul al fabricante japonés. El rally se lo llevó Ari Vatanen, con Bruno Berglund como copiloto, y ganaron nada menos que siete etapas.320 kilos y al finalizar la carrera, uno de los responsables técnico sde la marca indicó que los pilotos solo habían aprovechado el 70% del potencial del vehículo. Solamente dos de los cuatro vehículos inscritos llegaron a Dakar ya que los otros dos salieron ardiendo en carrera.por eso en aquella época, no era raro encontrar algunos Citroën GS con el capó de otro color ya que no se localizó en el desguace el capó del color del coche. Apenas se ensancharon un poco más las vías respecto a la versión anterior y así, con Pierre Lartigue a los mandos y Michel Perin como copiloto, volvieron a ganar esta edición. Sus coches pasaron por encima de sus rivales y ganaron todas las especiales, salvo la última, en el Lago Rosa. Su copiloto era Phillippe Monet y el español  José María Serviá, por primera vez, formaba equipo junto al galo en el Dakar.

Deja un comentario